martes, 24 de febrero de 2015

CLUB DE JAZZ 2ªPARTE

Al cabo de unos días camino del conservatorio vi a Graciana salir de un viejo edificio a las afueras de Madrid y subirse a un taxi, su aspecto ojeroso y desaliñado me llamó la atención e hizo que se activaran todas mis señales de alarma. Me senté en un banco situado enfrente de donde vi salir a Graciana y al cabo de unos escasos minutos vi salir a un tipo de estatura media,barba espesa y gafas de sol con los cristales de color amarillo que no me dio buena espina. Tenia dos opciones,hacer caso omiso a todo lo que había visto en cinco minutos o por el contrario seguir al tipo ese y ver donde podrían llevarme sus pasos ya que a Graciana la había perdido.

Decidí seguir al misterioso personaje y cual fue mi sorpresa que después de varias calles recorridas y varias paradas en la calle atándose los cordones de sus Converse amarillas o mirando escaparates, sus pasos me llevaron al Club donde yo tocaba todas las noches, giró a la derecha por el callejón, donde Graciana dejaba la bicicleta, golpeó tres veces y alguien le abrió.

Pasado unos cincuenta minutos el tipo salió del club con las gafas de sol puestas a pesar de que el sol hacia rato que se había escondido tras las antenas de los edificios de enfrente, se encendió un cigarrillo y se plantó en la puerta principal del club, empezó a ir de izquierda a derecha mirando cada minuto la hora de su reloj, estaba esperando a alguien, en un momento sucedió todo, un taxi apareció de la oscuridad, se subió al coche y en ese mismo momento la ventanilla del acompañante se bajó, era Graciana, ella me vio y se le desencajó la cara como si hubiera visto a un fantasma, rápidamente subió la ventanilla y el taxi se perdió entre luces que empezaban a encenderse pálidas, vergonzosas, tenues, como ella, como Graciana.

Hoy no tenia que tocar en el club, pese a eso, entré a echar una copa como si pasara por allí, tras la barra se encontraba Paula, compañera de Graciana, ella levantó los ojos y me dijo:

- ¿Que haces aquí?, hoy es Lunes, creía que solo tocabas Martes y Jueves
- Hoy me apetecía tomarme algo, y qué mejor sitio que donde trabajo ¿No?
- ¿Que tomas? -me preguntó sin creer lo que le había comentado
- Ron..en vaso de tubo por favor...
-Por cierto Paula, cuando entraba me he cruzado con un tipo que llevaba gafas de sol y la verdad no me suena su cara....
- … umm...ehhh...un cliente, yo tampoco sé mucho, no lo había visto antes por aquí , se tomó una copa y se fue, como puede hacer cualquier cliente...
- Ya, ¿pero no te parece extraño?no sé este tipo de cliente no aparece mucho por este Club, por eso me ha llamado la atención.
- Chico , no preguntes, sobre todo si quieres venir mañana andando a trabajar, tómate la copa y deja de hacer preguntas, hazme caso.


Sus ojos miraron hacia la derecha y luego a la izquierda, claramente estaba mintiendo, aquí estaban pasando cosas, pero ¿Qué demonios hago yo haciendo de detective privado? ¿Realmente me merece la pena meterme en todo esto por una chica que solamente he hablado una vez con ella y que no se nada de su vida? Pagué la copa y salí del local, hasta donde mis pasos me llevaran, hacia frio y estaba empezando a llover.