domingo, 22 de marzo de 2015

SILENCIO


El silencio es la ausencia del ruido y de las palabras, eso era lo que escribía cientos de veces cuando mi profesor me castigaba por hablar en un momento inoportuno o simplemente por no parar de hablar durante las clases de Lengua. Pero el paso del tiempo me ha enseñado que el silencio es mucho más que todo eso.

El silencio aparece en nuestras vidas en diferentes momentos unos buenos y otros no tantos. El silencio que más me gusta es el silencio elegido, el que aparece porque nosotros lo buscamos, el cerrar los ojos y escuchar el silencio, es paradójico , pero a veces hasta se puede llegar a escuchar el silencio.

El silencio que se asoma antes de que unos labios se rocen con otros en medio de la nada, en un anden antes de la llegada de un tren, en un semáforo en rojo, en una salida de Aeropuerto, en una habitación en penumbra o en medio de una Madrid en hora punta, ese silencio lo elegimos nosotros, somos dueños de nuestro silencio.

Luego está el silencio que aparece sin avisar, ese silencio que te rompe por dentro, el silencio de la soledad, el del abrir un buzón y no encontrar nada al otro lado, el silencio de un teléfono que ya no suena o de un puerta que ya no se abre.

El silencio de una habitación, de una casa vacía, el silencio al otro lado de tu cama, el silencio al abrir una puerta y no encontrar a nadie. El silencio que te golpea por dentro cuando ya no oyes el latir de un bebé en una ecografía, dueño de un tiempo eterno, el silencio alarga el tiempo en esos momentos, y los segundos se convierten en minutos y los sueños en cristales rotos que te rasgan la garganta al tragar saliva, saliva que ya no tienes.

Frio de un silencio en un teatro huérfano con el actor mirando a la nada engullido por una luz cegadora de un foco que le apunta y le señala como único superviviente del silencio.

El silencio sufrido décimas antes de sentir el dolor en tu cuerpo, el tiempo se para, el silencio te engulle, el silencio te atrapa con su mano ejecutora, maldito silencio.

Silencio roto por el dolor de una madre que tiene que enterrar a su hijo, roto silencio de un hijo que tiene que ver como su padre baja la cabeza y le engulle el silencio de un vaso de alcohol teñido de sangre, la misma sangre que recorre raudamente tus venas al ver como tu padre en tus brazos fallece.

Silencio ¿He hablado en algún momento de silencio? . Silencio que utiliza una persona para no hacer daño a alguien que por encima de todo quieres, silencio inteligente, el que te hace morderte el labio para no tirar tu futuro por la borda, silencio por no herir y decir la verdad, silencio que te engulle para no recibir un bofetada, silencio, bendito silencio. Aquel que se convierte en juez y verdugo de tus actos, shhhhhhhhh, callar , callar todos, ¿Oís el silencio ?